• Susana Lladó

«Lo que determina si hay adicción a los videojuegos no es el tiempo que la persona dedica a jugar»

Actualizado: 2 jun



El psicólogo Luis Elías está especializado en el diagnóstico y tratamiento de la adicción a las nuevas tecnologías (TIC): la adicción a los videojuegos, al teléfono móvil, a las redes sociales y a Internet. En esta entrevista nos explica cómo evalúa, en concreto, cuándo un adolescente ha desarrollado una dependencia a los videojuegos, ya que el tiempo de juego no es un parámetro concluyente.


De hecho, según el último Informe de la FAD, en España, 9 de cada 10 jóvenes juegan a los videojuegos y 4 de cada 5 dedican casi 7 horas al día al ocio digital; sin embargo, solamente un pequeño porcentaje de ellos desarrolla una adicción.



¿Dedicar muchas horas al día a jugar a los videojuegos indica que se ha desarrollado una adicción?

No, lo que determina si hay una adicción a los videojuegos no es el tiempo que la persona dedica a jugar. Hay usuarios que hacen un uso frecuente, e incluso intensivo, de los videojuegos y no han desarrollado dependencia. Hay que evaluar más parámetros para poder discriminar cuándo hay un problema de adicción. Esta evaluación es la que llevamos a cabo realizando un test desarrollado específicamente para saber cuándo jugar se ha vuelto adictivo.


¿En qué consiste este test?

El test se basa, en primer lugar, en los criterios que determinan cualquier tipo de trastorno adictivo: la dependencia y la dificultad para controlar el impulso a la hora de consumir. En este caso, la única diferencia respecto al consumo de drogas, por ejemplo, es que el consumo no hace referencia a una sustancia, sino a los videojuegos.


La tolerancia hace referencia a si la persona cada vez necesita jugar más tiempo para sentirse satisfecha. Cuando así es, esto puede interferir con otras actividades fundamentales de su vida real.

¿Y qué aspectos se analizan?

El test consta de 24 ítems que analizan cuatro aspectos principales: el juego compulsivo, la abstinencia, la tolerancia e interferencia con otras actividades, y los problemas asociados al mal uso o adicción; además de lo que denominamos el escape.



Bien, empecemos por el juego compulsivo

Respecto a este punto, el test nos permite evaluar de manera fiable lo que me preguntabas al inicio, si el juego se ha convertido en algo disfuncional; es decir, si la persona dedica demasiado tiempo a jugar a los videojuegos por lo que se considera saludable. En segundo lugar, evalúa el grado de dificultad que le supone a la persona controlar el impulso de jugar; es decir, lo que le cuesta parar de jugar y qué le comporta de negativo esta interrupción una vez ya está jugando.


El escape es cuando se utilizan los videojuegos como un medio para superar estados de ánimo disfóricos, que son los estados de ánimo depresivos, de tristeza, de bajón.

Qué evaluáis respecto a la abstinencia

Aquí evaluamos el malestar psicológico que se produce en la persona cuando, por el motivo que sea, algo le impide jugar. Los motivos pueden ser muy diversos: que no le funcione la videoconsola, que se haya ido la luz, etc.


¿Y respecto a la tolerancia e interferencia con otras actividades?

La tolerancia hace referencia a si la persona cada vez necesita jugar más tiempo para sentirse satisfecha. Cuando así es, esto puede interferir con otras actividades fundamentales de su vida real, como los estudios. Este es, normalmente, el motivo de mayor preocupación de los padres, pero hay otras actividades importantes que el adolescente abandona: las relaciones sociales, el deporte, etc.


Hablemos de los problemas asociados a la adicción a los videojuegos

La adicción es la causa de muchos problemas externos al propio consumo de videojuegos, pero que forman parte de la vida del chico o de la chica que consume. Por ejemplo: el principal problema derivado de esta adicción son los conflictos familiares que se originan: dejan de seguir las normas, faltan al respeto, provocan confrontaciones, etc. Cuando hay una adicción a los videojuegos, no solamente hay un cambio de hábitos, también hay un cambio en el comportamiento, del carácter.


¿Qué es el escape?

El escape es cuando se utilizan los videojuegos como un medio para superar estados de ánimo disfóricos, que son los estados de ánimo depresivos, de tristeza, de bajón. Con el test también evaluamos el grado de escape, al igual que evaluamos el grado de todos los demás criterios de adicción.


¿Este test es el mismo que utilizáis para evaluar si hay una adicción a Internet, las redes sociales o al teléfono móvil?


No, para cada tipo de adicción utilizamos un test específico, ya que, aunque todas son adicciones a las TIC, cada una de ellas presenta una serie de características determinadas.


Asimismo, también es importante añadir que la terapia para tratar la adicción a los videojuegos siempre es personalizada: no solamente porque los resultados del test son diferentes en cada paciente, sino porque su personalidad, biografía personal y entorno familiar, escolar y social también lo son.




54 visualizaciones0 comentarios