• Susana Lladó

La terapia de lateralidad en adultos



La terapia de lateralidad en adultos tiene muchos puntos en común con la terapia de lateralidad para niños y adolescentes; sin embargo, presenta algunas diferencias, ya que los adultos con lateralidad cruzada o con la lateralidad homogénea insuficientemente afianzada han agudizado los síntomas a lo largo de los años, lo cual también ha repercutido en su vida académica, laboral, social, familiar y personal de forma más intensa, en general.


No obstante, es preciso señalar que, como estos pacientes llegan a la terapia por decisión propia y muy conscientes de que necesitan ayuda, su buena predisposición a trabajar con el terapeuta contribuye a que su evolución sea más rápida que la de los pacientes de menor edad.


Los síntomas y dificultades que se agudizan con la edad


La percepción y organización espaciotemporal:


La mayoría de las personas que no tienen bien definida la lateralidad a la derecha o a la izquierda tienen afectada la capacidad de percepción espaciotemporal. Al no haber adquirido durante la infancia el esquema corporal debido a un retraso motor, ni la lateralidad correctamente, tienen dificultades de organización espaciotemporal. En consecuencia, también han tenido dificultades en el aprendizaje de la lectoescritura y las matemáticas, su rendimiento académico y laboral ha sido inferior al que hubieran podido tener por su cociente intelectual (el cual suele ser normal o alto) o han suplido estos déficits a base de inmensos esfuerzos. Recordemos que para que la persona tenga una buena orientación y para que pueda orientar correctamente las letras y los números en el espacio es necesario que tenga integradas las coordenadas, los puntos cardinales: saber dónde está el norte, el sur, el este y el oeste respecto al punto en el que se encuentra ubicada.


Además, estos pacientes suelen tener problemas para conducir y se orientan mal en la calle y al utilizar el transporte público porque no pueden ubicarse bien en el espacio ni situar los objetos en él.


Problemas de memoria, concentración, comprensión y lentitud:


Para comprender bien los textos, necesitan leerlos varias veces. Tienen dificultades para retener lo que han leído o se les ha dicho debido a los problemas de memoria y de procesamiento de la información asociados a la lateralidad cruzada. Les supone mucho esfuerzo concentrarse en las tareas de su vida cotidiana y laboral, como hacer una exposición en público, seguir una conversación o mantener una reunión de trabajo (se quedan en blanco). La lentitud es una consecuencia de las dificultades de atención, procesamiento e integración de la información, memoria y comprensión, así como de los bloqueos que presentan con frecuencia.


Agotamiento e insomnio:


No suelen dormir las horas necesarias porque padecen insomnio. La falta de descanso, sumada al sobreesfuerzo que deben realizar continuamente para compensar su bajo rendimiento, provoca que se sientan exhaustos.




Frustración, irritabilidad, estrés, infravaloración y ansiedad


El agotamiento, el estrés al que se ven sometidos y la frustración que sienten les provoca irritabilidad. Su identidad es frágil y tienen baja autoestima, por lo que se infravaloran y es habitual que tengan problemas relacionales y de pareja. Muchos pacientes sufren depresión o la han sufrido en varias etapas de su vida, y abusan de las bebidas estimulantes y son fumadores porque viven con mucha angustia y ansiedad.


Problemas de equilibrio


A menudo, los adultos mayores de 60 años presentan problemas de equilibrio, por lo que necesitan apoyarse en un bastón o en un acompañante para caminar y andan de manera inestable, con lentitud e inclinándose hacia un lado.


Particularidades de la terapia de lateralidad en adultos


La terapia de lateralidad en adultos debe ser personalizada, al igual que la de los niños y adolescentes: los ejercicios con los que se trabajan los aspectos psicomotores y cognitivos con cada paciente son específicos para esa persona, se han diseñado en función de los resultados de su test de lateralidad completo: del número de cruces de lateralidad que presenta, del grado de su lateralización heterogénea manual, podal, visual y auditiva, y del grado de afianzamiento de su lateralidad homogénea.



Además de focalizar la terapia en los síntomas y dificultades que hemos citado anteriormente, también se trabaja especialmente la atención con ejercicios enfocados a lograr que, gradualmente, sea sostenida en el tiempo. Este punto es imprescindible para que se resuelvan satisfactoriamente los problemas de orientación espacial.


Del mismo modo, es fundamental dedicar un tiempo de cada sesión a los conflictos emocionales: que el paciente pueda verbalizar en un espacio seguro como es el de la terapia sus problemas y experiencias negativas, e ir reconstruyendo su identidad y fortaleciendo su autoestima mediante la psicoterapia; objetivos que la persona también va logrando motivada por sus avances en los aspectos cognitivos y motores.





25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo